banner

Blog

May 06, 2023

La destrucción mecanizada de la Amazonía brasileña está aumentando, pero no es inevitable

En abril, el conglomerado surcoreano Hyundai anunció que evitaría que sus excavadoras se utilicen en minería ilegal en la Amazonía brasileña. Esto siguió a un informe reciente de Greenpeace que encontró que alrededor del 43% de las excavadoras que se vieron operando en territorios indígenas eran de Hyundai.

"El anuncio de Hyundai es extremadamente importante, no solo en Brasil sino en el mundo", dijo Danicley de Aguiar, activista de la selva amazónica de Greenpeace Brasil. "Hay un debate sobre la responsabilidad de las empresas privadas de proteger el medio ambiente y los derechos humanos".

Entre 2021 y 2023, Greenpeace Brasil realizó sobrevuelos aéreos y mapeo satelital de minería ilegal en tierras indígenas. Localizó al menos 176 excavadoras hidráulicas, casi todas ellas en los territorios indígenas Yanomami, Munduruku y Kayapó.

De Aguiar le dijo a Mongabay que desde 2010 ha habido una explosión de garimpos, o minas ilegales, en el Amazonas, facilitada por la capacidad de las excavadoras para remover mucha más tierra que la minería tradicional.

Cada máquina cuesta más de 133.000 dólares y puede realizar en 24 horas el mismo trabajo que tres hombres durante 40 días, lo que genera enormes retornos de la inversión, según el informe de Greenpeace. Sin embargo, los costos repercuten mucho más ampliamente. Según la Calculadora de Impactos Mineros desarrollada por el Fondo de Estrategia de Conservación, cada kilogramo de oro extraído de estos territorios genera $400.000 en daños, principalmente a la salud humana, lo que equivale a un costo social 10 veces superior a las ganancias obtenidas.

En enero de 2023, el gobierno brasileño declaró una emergencia médica en el territorio yanomami después de que cientos de niños indígenas yanomami murieran a causa de enfermedades tratables como la diarrea y la malaria. Greenpeace había revelado anteriormente la presencia de una carretera ilegal en el territorio que se utilizaba para traer excavadoras y mineros ilegales, avivando la crisis humanitaria y causando problemas de violencia y salud para los 27.000 habitantes yanomami del territorio.

"Esta es una alerta que se hizo debido a nuestro trabajo en el territorio yanomami", dijo de Aguiar. "Pero es solo una fracción de lo que está sucediendo en la región [amazónica]".

Hyundai se ha posicionado a nivel mundial como un campeón de la sustentabilidad, incluso como signatario de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU. En diciembre de 2021, Hyundai se comprometió con el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, una de las iniciativas voluntarias de responsabilidad corporativa más grandes del mundo, donde las empresas miembro se comprometen a respetar 10 principios en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y lucha contra la corrupción.

Julia Neiva, coordinadora de desarrollo y derechos socioambientales de la ONG brasileña Conectas, le dijo a Mongabay que el desarrollo de los principios de la ONU en la década de 2000 inculcó en las empresas un sentido de responsabilidad con respecto a sus cadenas de producción. Sin embargo, el cumplimiento de estos principios no es obligatorio y está autorregulado por las respectivas empresas, dijo Neiva.

"Las empresas suelen utilizar estas políticas y estos códigos de conducta como una forma de crear una imagen positiva para la sociedad, para los consumidores, incluso para los inversores internacionales", dijo. “Esto es algo que las empresas han utilizado mucho como sello de calidad y responsabilidad con los derechos humanos. Pero esto no necesariamente se traduce en cambios reales de comportamiento”.

En un comunicado, Hyundai dijo que simpatiza con la destrucción en la Amazonía y la invasión de las tierras de los pueblos indígenas causada por la minería ilegal. Para evitar el uso ilegal de equipos pesados ​​de Hyundai en la cuenca del Amazonas, la compañía dijo que fortalecería sus procesos de ventas y sistemas de cumplimiento y, hasta que sea efectivo, dejaría de vender equipos pesados ​​de construcción, incluida la provisión de mantenimiento y repuestos, en los tres Estados amazónicos de Amazonas, Pará y Roraima.

Hyundai dijo que también rescindiría un subconcesionario con el revendedor autorizado BMG por vender a mineros ilegales y se comprometió a cooperar con el gobierno brasileño en la medida de lo posible. El informe de Greenpeace señaló que BMG estableció concesionarios e instalaciones en las cercanías de los tres territorios indígenas que representan el 95% de todas las minas ilegales en tierras indígenas en todo Brasil. También señaló que un representante de BMG había expresado su solidaridad con los mineros ilegales y su admiración por el enfoque de la minería del expresidente Jair Bolsonaro, que incluía la invasión de territorios indígenas.

“Es importante que una empresa gigante como [Hyundai] reconozca que está involucrada en violaciones de derechos humanos y está contribuyendo a acciones ilegales e incluso generando un riesgo de contribuir a la desaparición de un pueblo”, dijo Neiva.

Agregó que "hay informes que se han publicado durante muchos años sobre estas violaciones, por lo que no puede afirmar que no sabía. Hay un conflicto de intereses y las empresas se benefician de las relaciones conflictivas".

Según la asociación brasileña de la industria de maquinaria pesada ABIMAQ, desde 2018, la demanda de excavadoras en Brasil ha aumentado aproximadamente un 40 % cada año. En 2020, el Ministerio Público Federal de Brasil (MPF) inició una investigación civil para determinar la responsabilidad de los fabricantes y proveedores de maquinaria pesada por daños relacionados con la minería ilegal en áreas protegidas. También solicitó información de las diversas marcas que operan en Brasil.

Las aclaraciones solicitadas incluyen preguntas sobre las medidas que han adoptado las empresas para evitar el uso de su maquinaria en actividades ilegales, especialmente en áreas protegidas, incluido el uso de la instalación de tecnologías preventivas. Solo respondieron tres de las seis empresas interrogadas; Hyundai estuvo entre los que no respondieron.

Neiva dijo que las actividades de Hyundai y otras empresas multinacionales cuyos productos o servicios se utilizan en actividades ilegales en Brasil deben verse en el contexto más amplio de las empresas y los derechos humanos en el país.

"Queremos que estas empresas inviertan en Brasil", dijo. “Pero hay un límite, y el límite son los derechos humanos. Ese es el listón. No aceptaremos trabajos que no sean decentes o que [demuestren que] estas empresas no respetan a nuestra población”.

El informe de Greenpeace mostró que el 79% de las excavadoras hidráulicas detectadas estaban en el Territorio Indígena Kayapó, un área de un tercio del tamaño de Corea del Sur. Doto Takak Ire, el líder del pueblo Kayapó, le dijo a Mongabay que, si bien la minería ilegal aumentó significativamente en los últimos 18 años, fue especialmente mala durante la presidencia de Bolsonaro 2019-2022.

“Cuando Bolsonaro comenzó a hacer campaña [en 2018], quería legalizar los garimpos en tierras indígenas y otras áreas protegidas”, dijo Takak. "Y por eso sufrimos mucho".

Dijo que los garimpos trajeron violencia a sus comunidades y que el mercurio usado por los mineros ilegales contaminó el pescado que es central en la dieta de las comunidades indígenas. Sin embargo, con un nuevo gobierno nacional en funciones desde enero de 2023, Takak dijo que ya están viendo cambios para mejorar, incluso en el liderazgo de Funai, la agencia federal para asuntos indígenas.

“Ahora tenemos un Ministerio de Pueblos Indígenas. Y ahora tenemos una presidenta indígena de Funai, Joenia Wapichana”, dijo Takak. “Entonces, si encontramos algo, cualquier invasión, cualquier ilegalidad, lo informamos”.

Mongabay contactó al Ministerio de Pueblos Indígenas para hacer comentarios, pero no recibió una respuesta cuando se publicó esta historia.

Además de luchar contra los garimpos y el uso de maquinaria pesada, Greenpeace dijo que también es necesario abordar la pobreza crónica en la Amazonía brasileña a través de un modelo diferente de desarrollo económico. Actualmente, el 45% de los casi 30 millones de brasileños que viven en la Amazonía viven por debajo del umbral de la pobreza.

"Estamos hablando de una región que tiene enormes focos de pobreza que invariablemente proporciona mano de obra para actividades depredadoras", dijo de Aguiar. “Necesitamos romper con lo que llamamos la economía destructiva, y necesitamos una nueva economía, una economía capaz de vivir con el bosque y una economía capaz de respetar los derechos humanos.

"Es una mano que sostiene una motosierra, una mano que opera la herramienta de perforación, una mano que opera la excavadora hidráulica", agregó de Aguiar. “Es la mano de un pobre, entonces si queremos superar la economía garimpo, tenemos que enfrentar la pobreza”.

Si bien se están realizando cambios sistémicos, el informe de Greenpeace señaló que se necesita un enfoque múltiple para combatir el uso ilegal de maquinaria pesada en la Amazonía. Esto incluye investigar a los financiadores del equipo, evitar que el financiamiento público respalde sus compras y desarrollar políticas sólidas para evitar la venta a personas y entidades involucradas en operaciones de minería ilegal. También se necesita una mayor supervisión para los préstamos de los grandes bancos.

El informe también señaló que desde 2008, las excavadoras de Hyundai cuentan con un sistema de gestión remota llamado Hi-MATE, que utiliza GPS para recopilar datos sobre sus máquinas, como detalles de servicio y mantenimiento.

"Por razones de productividad, todos los tienen, no solo Hyundai, sino también Caterpillar, Volvo, todas las grandes empresas tienen software para rastrear las máquinas para que el propietario de las máquinas pueda saber cómo está funcionando la máquina, dónde está, si está consumiendo demasiado combustible”, dijo Pedro Araújo, co-creador de Código de Conciencia, una iniciativa de software de código abierto que restringe el uso de equipos pesados ​​en áreas protegidas. "Ya lo saben por los costos".

Code of Conscience, desarrollado por la agencia de publicidad AKQA, está diseñado para instalarse en equipos pesados ​​y puede detectar cuando se acerca al límite de un área protegida. Luego envía una alerta al operador y, si el operador continúa avanzando hacia el área protegida, la máquina se puede desactivar de forma remota.

Araújo dijo que el software utiliza datos disponibles gratuitamente de la ONU que se actualizan automáticamente todos los meses. Incluso se puede utilizar en el mar para rastrear la pesca ilegal. Le dijo a Mongabay que el sistema fue creado, probado y lanzado en 2019, después de lo cual AKQA invitó a los 10 fabricantes de equipos pesados ​​más grandes del mundo a usarlo. Si bien la empresa agrícola brasileña 3Tentos ahora lo está utilizando y ha habido "buenas conversaciones" con otras empresas, nadie más lo ha asumido, dijo Araújo.

"Muchas veces, cuando ves imágenes de deforestación y ves las máquinas, tienen un logotipo enorme de las empresas allí, es una muy mala publicidad para ellos", dijo Hugo Viega, director creativo global de AKQA, quien también formó parte de el equipo de desarrollo del Código de Conciencia.

"Realmente fue la forma en que estábamos tratando de vender [la tecnología] que sus máquinas ya no aparecerán en este tipo de imágenes", dijo Viega.

Muchas empresas afirman que no tienen control sobre lo que hacen los compradores de sus equipos. Otros, como el gigante de equipos agrícolas John Deere, afirman saber con precisión dónde están sus máquinas en cualquier momento. El código desarrollado por el equipo de Viega puede cerrar esta brecha al instalarse directamente en los sistemas operativos de las máquinas en la fábrica, para garantizar que no se puedan usar para destruir áreas protegidas.

El gobierno brasileño podría obligar a las empresas que utilizan equipos pesados ​​cerca de áreas protegidas a usar la tecnología, dijo Viega. Agregó que esto podría ahorrarles a las autoridades un tiempo y recursos significativos en el monitoreo, permitiéndoles responder rápidamente a las infracciones.

"Se trata de interés, porque las empresas de maquinaria pesada podrían hacerlo", dijo Viega. "Tal vez [las empresas] perderán a las personas que están haciendo daño, pero obtendrán el amor y el interés de las empresas que tienen un enfoque de sustentabilidad... porque estas marcas tienen este sistema instalado y se comprometen a que el sistema en sus las máquinas nunca dañarán las áreas protegidas".

Imagen de la pancarta: Imagen cortesía del Instituto Socioambiental (ISA).

Lectura relacionada

Una mirada de primera línea a la lucha contra la minería ilegal en territorio yanomami

Carretera ilegal hallada en territorio yanomami acelera destrucción

COMENTARIOS: Use este formulario para enviar un mensaje al autor de esta publicación. Si desea publicar un comentario público, puede hacerlo en la parte inferior de la página.

Credenciales sociales y de derechos humanos de Hyundai Impactos sobre el terreno Parando las máquinas Imagen del banner
COMPARTIR